Sábado, 22 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Actualidad
Antonio Aguirre, gerente general de La Nación. (EM/La Nación)

Antonio Aguirre, gerente general de La Nación. (EM/La Nación)

1 septiembre, 2014

‘Es el regreso de un medio imparcial’

El empresario Antonio Aguirre Medina, gerente general de La Nación, habla del porqué del retorno diario luego de 53 años de ausencia.  Reconoce que la competencia es dura, pero al mismo tiempo dice que es bienvenida.

 

¿Por qué la reapertura del diario y por qué en digital?

El principal motivo de reabrir La Nación es porque adquirí los dominios en el año 1984 con el objetivo de sacarlo como un diario impreso, pero la inversión era muy grande y no se pudo realizar.

Pasaron los años, tuve conversaciones con algunos empresarios, a todos les gustaba la idea, pero ninguno quiso invertir.  Existieron ofertas por la compra del nombre, pero mantuve la propiedad hasta el día de hoy, hace aproximadamente seis meses, decidí activar el proyecto, pero en forma digital porque de esa forma la inversión era mucho menor y la operación es con poco personal.

¿Es el momento?

Sé de los riesgos que trae consigo la edición de un periódico, pero si estamos dentro de la ley y cumplimos con todos los mandatos constitucionales no tenemos de qué tener miedo. No quiero criticar a la prensa nacional, pero si han existido bastantes abusos y está bien que la reglamenten. No soy partidario de la mordaza, siempre debe haber libertad de prensa y  expresión, pero sin libertinaje.  En definitiva, el motivo principal es que al haber sistemas  modernos, ágiles y con tecnología avanzada, pensé que había llegado el momento para reactivar este importante medio que siempre fue considerado como una escuela del periodismo e innovador de la prensa.

¿Qué fue La Nación?

Fue el primer periódico que tuvo voceadores en el país,  el que trajo la primera prensa a colores y los camiones de reparto propio. Fue el primero en nuevas rotativas, que luego  fueron  vendidas, La primera al señor Jacinto Jouvin Arce, dueño de La Reforma, la segunda rotativa a  El Universo  y la tercera se quedó en la que hoy es el Diario Meridiano. Siempre fue pionero en tecnología y ahora estamos tratando de ser  los primeros en prensa digital, utilizando nuevos sistemas con un contenido informativo ágil, no propenso a la crónica roja y sensacionalismo, más bien positiva y dedicada a la nueva generación.

 

¿Cuáles son las expectativas que tiene al diario?

Toda competencia es dura y bienvenida. Así como de todo fracaso se saca una buena experiencia y siempre  se aprende algo nuevo.

Mi intención es ofrecer un diario que contenga información  y guie a la gente joven, la misma que cada día ocupa más espacio en la sociedad; con el tiempo se convertirán en consumidores y asiduos seguidores poniéndoles  entre nuestras  secciones el deporte, la salud, la tecnología, moda, etc.,

¿Después del diario digital, vendría el impreso?

Alguien me sugirió que después del digital vea la posibilidad de sacar una revista quincenal, no lo he pensado todavía,  la prensa impresa  tiende a desaparecer, podría ser un semanario digital, pero me gustaría  ir paso a paso, puede ser que en un futuro se concrete, pero por ahora no.

¿Qué significa para usted La Nación?

La Nación significa el regreso de un medio imparcial, justo que luchó por causas verdaderas y ciertas. Siempre estuvo “al servicio de la verdad y en defensa de los intereses populares”.  El nombre de La Nación es sugestivo, lo usan en, Argentina,  Chile, Costa Rica y posiblemente en otros países y coincidentemente fue fundado por mi tatarabuelo y el último dueño fue mi suegro, a quien tuve mucho aprecio.

El  comentaba  muchas anécdotas entre ellas, de cómo era perseguido por un ministro de Gobierno de Velasco Ibarra que pensaba que  le iba a causar daño en su próxima  candidatura presidencial y por ese motivo le clausuró los diarios, lo metió preso e intervino en sus negocios particulares, propiciando en contra de él prácticas desleales de comercio contra sus empresas. Lo persiguieron tanto que tuvo que liquidar muchos de sus bienes  por persecución política de ese ministro. Si alguien conoce de historia debe saber a quién me refiero.

¿Considera usted que tener un medio de comunicación hoy es más complejo?

En la vida nada es fácil, todo es complejo,  con las tecnologías actuales hoy es más fácil hacer un diario o un periódico más que antes, antes se pensaba primero en comprar el plomo para fundir los lingotes y formar las palabras, un linotipo pesaba 10 toneladas, hoy una computadora pesa 1000 gramos. Si bien es más complejo, pienso que es más fácil la operatividad del medio, hoy un medio  puede funcionar con 10 empleados, todavía existen periódicos que tienen 400 o más  empleados,  no es que esté en contra del trabajo sino que la tecnología acorta tiempo,  distancia y ahorra. Antes para montar un periódico necesitaba 2000 o 3000 metros cuadrados,  hoy hace un periódico en 100 metros cuadrados.

Es más fácil comunicar   lo que uno piensa y  lo pone en la nube,  en la red y la noticia es conocida  en el mundo en pocos  segundos, antes para conocer una noticia internacional  pasaban meses. Yo me acuerdo que en el cine se presentaban esos documentales de prensa de hechos  que habían sucedido un mes antes o recurría a la radio, tampoco  se podía ver el mundial de futbol  en directo, en el año setenta se comenzó a verlos en blanco y negro. Hoy lo vemos al instante a todo color. (EM/La Nación)