Sábado, 21 de Julio del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
c-positivo-jpg_1913337537

12 febrero, 2018

El emprendimiento que ayuda a las empresas a ahorrar hasta un 50% de energía

C Positivo asegura que con cambios de hábito se puede reducir hasta un 25 por ciento de la factura de electricidad.

A fines de 2016, los hermanos Santiago y Nicolás Rigoni, y la mujer de este último, María Lagos, vieron que se abría el campo en el país para que las empresas se empezaran a interesar por instalar sistemas de autogeneración de energías renovables.

Ambos hermanos ingenieros (Santiago, electricista y Nicolás, electrónico) pensaron que era la oportunidad ideal para iniciar un negocio que en la Argentina venía retrasado, en gran medida por las bajas tarifas de los servicios públicos. “La idea original estaba orientada a la instalación de energías renovables y a medida que fuimos avanzando nos dimos cuenta de que había muy poco conocimiento sobre cómo tener un consumo de energía eficiente y responsable.Y decidimos que debíamos trabajar sobre eso”, cuenta Lagos.

Ese fue el momento en el que decidieron cambiar el foco del negocio de C Positivo y orientar la naciente empresa hacia la consultoría de eficiencia energética. Armados con el equipamiento necesario para medir el consumo y realizar un diagnóstico, en el que invirtieron unos US$ 10.000, salieron a buscar clientes en industrias, countries, hospitales y clubes, entre otros sectores.

El proceso, cuentan los tres emprendedores, es sencillo: lo primero que se hace es colocar los sensores que permitirán medir el consumo hora por hora, posibles fugas de electricidad o si hay eficiencia térmica. A partir de allí, y con todos los datos generados durante al menos una semana, los especialistas se sentarán a diseñar un plan de reducción del consumo con diferentes etapas. El diagnóstico es gratuito y los honorarios de los consultores serán un porcentaje del ahorro conseguido durante un período pactado con el cliente.

“Con el informe te podés dar cuenta en qué se está yendo el mayor gasto energético. Si en un club la luz es el mayor consumo, vamos a trabajar primero sobre eso”, señala Lagos y agrega que, aunque la principal motivación es económica, tuvieron un cliente cuyo interés era reducir su huella de carbono.

Los hermanos dicen que han presentado planes que, una vez concluidas todas las etapas, permiten un ahorro de hasta un 50 por ciento del consumo de energía. “Solo con cambiar hábitos se puede llegar a reducir hasta un 25 por ciento la factura de electricidad”, señala Nicolás. En C Positivo aseguran que la obligación de que los grandes consumidores obtengan el 8 por ciento de su consumo de fuentes renovables a partir del año próximo es una gran oportunidad.

“Hay algunos que superan el mínimo de consumo por muy poco y lo que deberían hacer es ver si realmente están dentro del marco de la ley de renovables o, si con un pequeño cambio, quedan afuera, porque una vez que están adentro tienen que seguir invirtiendo de manera escalonada”, explica Lagos.

Santiago dice que este es un camino diferente al de la mayoría de los ingenieros electricistas, que en su mayoría fueron formados para trabajar en grandes compañías. “Dentro de la carrera de electricidad es muy poca la gente que se dedica al tema. Pero, para mí, hay una cuestión de conciencia sobre la sustentabilidad que me motiva a seguir este camino”, concluye.

La versión original de este artículo fue publicada en la edición 289 de Revista Apertura. Enterate cómo conseguirla acá.