Jueves, 20 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Internacional
La comunidad palestina, apostados en refugios improvisados en las calles se mantiene alerta ante cualquier ofensiva. (Reuters)

La comunidad palestina, apostados en refugios improvisados en las calles se mantiene alerta ante cualquier ofensiva. (Reuters)

3 septiembre, 2014

El fin de la guerra en Gaza no logra la paz

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y el presidente palestino Mahmoud Abbas se mantienen en alerta constante, la cual no da paso a una conciliación

JERUSALÉN. Una semana después de que callaran las armas en Gaza, Israel y los palestinos parecen tener poco apetito o incentivos para regresar a las conversaciones patrocinadas por Estados Unidos, que fracasaron cinco meses atrás.

Con conflictos abiertos en Ucrania, Irak y Siria -y el futuro de la Franja de Gaza muy en duda por un acuerdo de alto el fuego poco específico auspiciado por Egipto-, las potencias mundiales no se están volcando en la resolución del callejón sin salida del conflicto entre israelíes y palestinos.

Las propias partes en disputa, la combativa coalición de gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu y el presidente palestino Mahmoud Abbas, están en curso de colisión por las amenazas palestinas de realizar avances unilaterales hacia la creación de un estado y el estudio de una acusación de crímenes de guerra contra Israel.

Israel provocó críticas palestinas e internacionales el fin de semana al anunciar una gran apropiación de tierra ocupada en Cisjordania, la decisión más significativa en este sentido en 30 años.

Como líder de una coalición de gobierno dividida sobre si hay que cambiar territorio por paz, Netanyahu está hablando ahora, en términos amorfos, de una ruta alternativa para poner fin a décadas de conflicto -un "nuevo horizonte"- o una posible alianza regional con países árabes moderados alarmados, como Israel, por el Islam radical.

Más cerca de casa, y con la situación en Gaza sin cerrarse aún, no se vislumbran nuevas conversaciones de paz con Abbas en el horizonte inmediato, informaron fuentes israelíes.

Según la tregua patrocinada por Egipto, Israel y los palestinos acordaron abordar asuntos complejos como las demandas de Hamas para la construcción de un puerto en Gaza y la liberación de presos palestinos a través de conversaciones indirectas que comenzarán dentro de un mes.

Con el inicio de estas negociaciones aún en el aire, Netanyahu quiere ver si Abbas asume la responsabilidad de administrar las fronteras de Gaza -controladas por Hamas- y si se toman medidas para evitar el contrabando de armamento.

Netanyahu, que parece estar sobreviviendo a una caída en sus índices de aprobación luego que la guerra en Gaza terminara sin un ganador claro, propinó un duro golpe a Abbas la semana pasada, sumando un conflicto que el líder palestino intenta evitar desde hace tiempo.

"Abu Mazen debe elegir de qué lado está", dijo Netanyahu en una conferencia de prensa, usando el sobrenombre de Abbas.

El comentario se remonta a la decisión israelí de abril de suspender las conversaciones con Abbas después de que lograra un acuerdo de unidad con Hamas, un agrio rival que arrebató la Franja de Gaza a sus fuerzas de Fatah en 2007.

Las negociaciones para crear un estado palestino en la ocupada Cisjordania y la Franja de Gaza ya iban a ninguna parte, con los palestinos criticando la expansión de los asentamientos israelíes en territorio que reclaman como suyo y la exigencia de Israel de reconocerlo como la patria judía.  (Reuters/La Nación)