Viernes, 20 de Octubre del 2017. Guayaquil, Ecuador
Deportes
1507745420_029232_1507745825_noticia_normal_recorte1

12 octubre, 2017

EEUU y China, dos inversiones millonarias sin billete al Mundial de Rusia

Los dos países con más practicantes y más empeñados en el desarrollo del fútbol ven frenado su progreso con su no participación en la Copa del Mundo

China y Estados Unidos, las dos grandes potencias económicas que manejan el mundo, dedican fuertes sumas de dinero al desarrollo del fútbol. Ambos países, que según datos de la FIFA lideran el ránking de practicantes con 26 millonesy 24 respectivamente, no participarán en el próximo Mundial de Rusia tras fracasar en sus respectivas fases de clasificación. A Estados Unidos aún puede salvarle que la FIFA decida repetir el partido entre Panamá y Costa Rica (2-1) porque en el gol panameño que supuso el 1-1, el balón no traspasó la línea de gol. Si no es así, Bruce Arena, el seleccionador que reemplazó al alemán Jurgen Klinsmann con la doctrina del presidente Monroe como cabecera, “América para los americanos”, tendrá complicado seguir al frente de la selección.

El intento de Arena de rejuvenecer la selección a partir de jugadores que militan en la Major League Soccer (MLS), por encima de los que juegan en el extranjero, no ha cuajado. Ni siquiera, cuando quiso rectificar esa política, fue capaz de armar un grupo que pudiera asegurarse la respesca. La derrota en Trinidad y Tobago (2-1) incluso ha dinamitado la estrategia que desarrolló la FIFA para casi asegurar la particpación de Estados Unidos y México concediéndole a la Confederación Centroamericana, desde el Mundial de 2006, tres plazas directas y una repesca contra un país asiático.

Panamá, que solo cuenta con un campo de hierba natural, ha propinado a Estados Unidos un tremendo varapalo que ha golpeado con dureza en la línea de flotación de su desarrollo. “Carecemos de infraestructuras, no tenemos fútbol profesional interno, solo los internacionales, que juegan fueral 90%, son profesionales. Por eso lo nuestro tiene mucho mérito y esperemos que la FIFA no nos arrebate el sueño de jugar nuestro primer Mundial”, relata Dely Valdes, exdelantero del Oviedo y el Málaga y exseleccionador panameño.

Los norteamericanos no faltaban a una cita mundialista desde México 86. Las siete participaciones consecutivas que acumulaban reforzaban el impulso dado al soccer desde el empeño de Henry Kissinger en los año 70, pasando por la organización del Mundial 94 y por la reactivación económica y deportiva de la MLS. La eliminación también ha llegado en un momento en el que en la FIFA se empieza a dar a Estados Unidos como gran favorita a organizar el Mundial de 2026.

La inversión china en el fútbol es más reciente que la norteamericana, pero es estrastóferica. Su seleccionador, el italiano Marcelo Lippi, es el entrenador mejor pagado del mundo con un sueldo de 22 millones de euros anuales. El gigante asiático, que solo cuenta con un participación mundialista (Corea y Japón 2002) está inmerso en una política de desarrollo instada desde el propio gobierno, que ha incluido el fútbol como asignatura obligatoria en los colegios.

El presidente de la República, Xi Jinping, dijo en 2015 que China debía organizar un Mundial y ganarlo. Desde entonces, alentaron inversiones que han roto el mercado de fichajes y que el propio gobierno ha tenido que frenar, sus magnates dese,bolsan millones en clubes europeos y se intenta trabajar la base con metodología y técnicos extranjeros. En esa burbuj, los jugadores chinos apenas salen a competir en clubes extranjeros porque en su país ya son ídolos y millonarios.