Martes, 22 de Mayo del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
Foto: TN8

Foto: TN8

10 noviembre, 2017

D’Santi, modernizando la industria del calzado en Nicaragua

Managua es la ciudad que ha visto crecer los sueños de una joven que hoy se estrena como empresaria.

Dayana Briones es una universitaria quien juega a hacer malabares entre sus estudios, su pequeño hijo y su pasión por la moda.

Se ha venido especializando en la rama del diseño de prendas, usando como materia prima el cuero para fabricar sandalias con borlas de colores; piezas de cuero volteado coloreado de rojo, azul, café, elaboradas con exquisita calidad y hermosos acabados es lo que encontramos en D’Santi.

Mimos y Monerías, festiva creatividad en Nicaragua

El ímpetu juvenil de Dayana se refleja en los bosquejos que plasma en las hojas de papel donde dibuja con exactitud el diseño que luego llevará a los artesanos que le colaboran, dándole de esta manera, vida a sus creaciones bajo la marca D’Santi. "Yo comencé con sandalias porque es algo que me gusta bastante, las personalicé e hice cosas diferentes con ellas", cuenta esta emprendedora.

Su fundadora al mes de inaugurada la iniciativa decidió establecerse con una marca para ser conocida desde el inicio con un nombre definido.

El tiempo es el enemigo de los emprendedores, deben dedicar muchas horas a sus proyectos y más cuando empiezan la aventura de conquistar el mercado. "Todo es nuevo para mí, estoy en la primera etapa conociendo el mercado y hay muchas cosas difíciles, pero emprender es de gente exitosa", nos admite llena de optimismo esta joven de apenas 21 años.

Para Dayana es normal lidiar con situaciones del mundo empresarial, desde pequeña creció rodeada de gente emprendedora y viendo el ejemplo de sus familiares es que se ha animado a iniciar D’Santi con la cual pretende conquistar el juvenil corazón de las mujeres nicaragüenses. "Una de mis estrategias es hacer algo diferente, que ha gustado mucho, ya me encargan y me compran en España y Estados Unidos", señala.

Uno de las debilidades que identificó desde el inicio fue encontrar en los artesanos de Masaya el aliado ideal que deseaba para los acabados de los productos D’Santi. "Yo quería algo que mostrara mi marca; por eso estuve con ellos, tratando, intentando, hasta que quedaron como quería”, nos comenta. Hoy ella cuenta con un grupo de gente que tienen claro los objetivos y metas de esta pyme que ya está próxima a patentar su marca y hacer todo el papeleo de formalización.

El apoyo de sus seres queridos ha sido vital para Dayana quien sabe de primera mano que en el mundo de los negocios la experiencia es una ventaja, “por eso hay que rodearse de gente ya ha emprendido, que te puedan ayudar a dejar la comodidad, el miedo”, finaliza contándonos Briones.