Lunes, 24 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Internacional
La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. (ACNUDH)

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. (ACNUDH)

10 septiembre, 2018

Desde su nuevo cargo en la ONU, Michelle Bachelet choca con Italia y se acerca a Venezuela

Salvini le dijo que no opine sobre temas migratorios. Y la chilena aceptó reunirse con el canciller venezolano este martes.

En su primer discurso, la nueva Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, la ex presidente chilena Michelle Bachelet, inauguró este lunes las sesiones del organismo que preside en Ginebra, criticando a Italia por impedir la entrada al país de barcos de rescate de ONGs con inmigrantes a bordo. Y avisó que está previsto enviar equipos de expertos a Italia y Austria para hacer una evaluación de la situación de la inmigración irregular.

A la ex presidente de Chile le preocupan las discusiones que se están desarrollando en el seno de la Unión Europea para crear "plataformas de desembarco" de inmigrantes rescatados en el mar que podrían estar ubicadas en países africanos.

"El prospecto de que la UE subcontrate su responsabilidad de gestionar la migración con países que tienen sistemas de protección débiles es alarmante", denunció.

El gobierno populista italiano pateó el tablero de la inmigración meses atrás, cuando cerró sus puertos a los barcos con refugiados rescatados de naufragios, obligando a otros países europeos a hacerse cargo, pero al mismo tiempo creando situaciones dramáticas con buques de la propia Guardia Costera italiana o humanitarios, que terminaron boyando durante días en el mar sin un lugar donde atracar.

Matteo Salvini, número dos del gobierno italiano pero el verdadero hombre fuerte de Roma, salió a responder a Bachelet.

"No aceptamos lecciones de nadie y menos aun de la ONU, que se muestra incapaz, inútilmente costosa y desinformada", afirmó Salvini, líder de la ultraderechista Liga.

"Italia ha acogido los últimos años a 700.000 inmigrantes, muchos de ellos clandestinos, y no ha recibido nunca la colaboración de otros países europeos", continuó el también vicepresidente del Gobierno.

"Las fuerzas del orden desmienten que haya una alarma de racismo. Antes de investigar sobre Italia, la ONU debería investigar sobre otros estados miembros que ignoran derechos elementales como la igualdad entre hombres y mujeres", espetó Salvini.

Venezuela Otras de las preocupaciones de la chilena, es la situación en Venezuela, con lo cual ya aceptó reunirse con el canciller venezolano, Jorge Arreaza, que debe pronunciar un discurso en Ginebra.

"Venezuela pidió una reunión" con Bachelet y "la Alta Comisionada se reunirá con el ministro de Relaciones Exteriores", declaró a la AFP una portavoz de su oficina, Ravina Shamdasani.

Arreaza hablará el martes ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, como ya hizo el año pasado.

En septiembre de 2017, el que entonces era Alto Comisionado, el jordano Zeid Ra'ad Al Hussein, pidió sin éxito una investigación internacional sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades de Venezuela, considerando que se podría tratar de crímenes de lesa humanidad.

En su primer discurso frente al Consejo Derechos Humanos, que celebra su 39ª sesión entre el 10 y el 28 de septiembre, Bachelet omitió párrafos sobre Venezuela, que figuraban en el texto escrito entregado a la prensa.

"Cuando se abre esta sesión, el creciente número de personas que huyen de Venezuela y Nicaragua demuestra una vez más la necesidad de defender constantemente los derechos humanos", indica el texto de su discurso.

"Es urgente ayudar a los Estados de acogida a resolver los numerosos problemas que provocan estos movimientos", añade.

"Pero también es fundamental abordar las razones por las cuales la gente se va" del país, afirma Bachelet, y pide al Consejo que tome "todas las medidas disponibles para hacer frente a las graves violaciones de los derechos humanos" en Venezuela y Nicaragua.

En el texto de su discurso, Bachelet indica también que desde la publicación en junio del informe del Alto Comisionado, la instancia "continuó recibiendo información sobre violaciones de los derechos económicos y sociales, como los casos de muertes relacionadas con la malnutrición o las enfermedades que se pueden evitar, así como las violaciones de los derechos civiles y políticos".

Por otra parte subraya que el gobierno de Venezuela "no ha hecho prueba de apertura" para poner en marcha "auténticas medidas" de cara a juzgar las responsables de la violencia "durante las manifestaciones de 2017".

Venezuela, inmersa en una crisis política y económica desde principios de 2016, vive un nuevo periodo de tensión tras la decisión de la Corte Suprema de marzo de 2017 de asumir los poderes del parlamento, controlado por la posición.

El presidente Maduro, en el poder desde 2013, fue reelegido hasta 2025, en unas elecciones criticadas en el extranjero.

Según la ONU, unos 2,3 millones de personas se fueron desde 2014 de Venezuela, sumida en una aguda crisis económica.

Fuente: agencias