Domingo, 19 de Agosto del 2018. Guayaquil, Ecuador
Salud
unnamed

17 mayo, 2018

Dejar de fumar marihuana cambió mi vida: Tom, 34 años.

Tom, 34 años.

Siempre he sido seguro de mí mismo, extrovertido y activo. Pero cuando entré a la universidad, comencé a fumar marihuana todos los días y cambié por completo. Pasé de ser el chico que salía todas las noches a apenas salir de la casa. Me veía muy mal y bajé de peso.

Ya cuando iba a terminar la universidad conocí a una chica que despreciaba las drogas de cualquier tipo. Me tenía que esconder para fumar. Tuvimos una relación a larga distancia durante tres años después de la universidad, así que no era tan difícil. En ese momento estaba bien, nada del otro mundo, fumaba todas las noches. Luego nos mudamos juntos, y ocultárselo se volvió imposible. Me fumaba un porro rápido cuando iba a la tienda y luego me bañaba, me cambiaba la camisa y me lavaba los dientes antes de que regresara. Nunca había estado tan limpio.

Hasta que se dio cuenta de lo que pasaba y dijo que me dejaría si no lo dejaba de hacer. Honestamente, me sentí aliviado porque había querido dejarla durante años y ya ni siquiera lo disfrutaba. Simplemente no podía romper el hábito. Ahora estamos felizmente casados, con dos hijos, en nuestra propia casa, y creo que la mayoría de las personas me considerarían un éxito. Sé que hay muchas razones por las que la gente fuma, pero personalmente creo que la marihuana te deja sin motivación.

VICE