Domingo, 19 de Agosto del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
sana-hora-jpg_1913337537

9 febrero, 2018

Creó un negocio de viandas saludables personalizadas y triplicó sus ventas

La nutricionista Belén Mendizábal fundó Sana Hora en 2009 y el año pasado facturó aproximadamente $ 750.000.

“Toda mi vida fui emprendedora. Incluso en el colegio vendía tortas”, confiesa Belén Mendizábal. La fundadora de Sana Hora inició su empresa casi de casualidad luego de recibirse de nutricionista. “Cuando terminé la carrera, un amigo de mi papá tenía colesterol alto y me pidió que le armara comidas. Empecé cocinando en la casa de mis padres para él y en un mes ya eran cuatro”, recuerda.

La idea, que vio la luz en 2009, hoy ya es una empresa consolidada en la que ofrecen asesoramiento nutricional y confeccionan viandas de comidas a medida para pacientes con variedad de objetivos. Tanto para quien busca bajar de peso, controlar cuestiones de salud como el colesterol, o incluso para aquellos que buscan mejorar su alimentación, Sana Hora les propone comidas personalizadas.

A dos años de su fundación, Mendizábal se acercó a uno de los cursos que dicta Inicia con el objetivo de profesionalizarse. Allí definió el nombre y lanzó su sitio web. Al año siguiente, compró la cartera de clientes de una amiga y con eso triplicó las ventas. Hoy, cuenta con cinco colaboradores y ofrecen dos variedades de viandas: clásicas (con un precio de $ 99 cada una) y gourmet ($ 114 cada una).

La fundadora reconoce que el camino tuvo momentos sinuosos y requirió aprender muchas cosas, ya que su formación profesional no estaba relacionada a la gestión: “Las dificultades estuvieron, en 2014, cuando tuvimos este aumento en la cartera de clientes y desarrollamos la línea gourmet. Tuvimos que elaborar nuevas recetas y adaptarlas a lo que quería el cliente. Empezamos a personalizar las viandas y eso nos dio mucho crecimiento. También cuando abrimos las consultas a domicilio”.

El foco para Sana Hora está puesto en apuntalarse como referentes en descenso de peso y, como novedad, Mendizábal adelanta que le interesaría incorporar productos para celíacos: “Vemos una oportunidad en esa línea”. Para la empresa que despacha 1200 viandas por mes el objetivo es claro: “Hacemos educación nutricional. Buscamos que nuestros pacientes aprendan a comer”.

La versión original de este artículo fue publicada en la edición 286 de Revista Apertura. Enterate cómo conseguirla acá.