Sábado, 22 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
5b587ee3225ba

31 julio, 2018

Cosmética que concentra esencias básicas para la piel

Cosmética minimalista. Ese es el giro de negocio de Azulina, el emprendimiento de Tania Ricaurte y María José de la Vega.

Ambas, que son madre e hija, responden al unísono cuando la gente pregunta qué significa ese término. “Se refiere al uso de la menor cantidad de productos para fabricar un artículo de belleza y una mayor concentración de ingredientes esenciales”.

El negocio comenzó a operar formalmente a finales del 2015 y tiene el nombre de una flor azul. Sin embargo, la idea nació antes.

Tania realizó varios estudios en cosmetología y gustaba de experimentar con productos y fórmulas para el cuidado y tratamiento de la piel. Hizo pruebas en su propio rostro y obtuvo buenos resultados; luego presentó su oferta a diferentes amigas y familiares.

El primer artículo que desarrolló la emprendedora fue un serum facial con colágeno, elastina y vitamina E. Los tres ingredientes, en alta concentración, sirven para dar firmeza, hidratación y elasticidad al rostro; asimismo, previenen el envejecimiento de la piel.

Su producción le permitió ganar algunas de sus primeras clientes. “Era Navidad del 2015 y mi hermana me compró frascos pequeños para regalar a unas amigas. Les gustó mucho y cuando se les terminó comenzaron a pedirme”.

Ahora el negocio cuenta con 100 clientes fijos y otros que hacen pedidos más esporádicos.

Las emprendedoras comentan que también han participado en ferias y buscan ingresar en cadenas de retail. Las ciudades en las que más se venden los cosméticos minimalistas son Quito y Ambato, aunque también han tenido pedidos de Guayaquil, Machala, Cuenca, Baños, entre otras.

La investigación y la experimentación son clave para la creación de los cosméticos. Los primeros ingredientes esenciales que utilizaron las emprendedoras fueron las rosas y la cola de caballo.

Esta última es fundamental para elaborar el serum. Tanto esa como otras plantas se maceran en el centro de producción de Azulina, ubicado en San Antonio de Pichincha; luego se tratan en diferentes recipientes con el objetivo de obtener sus propiedades.

El negocio tiene unos siete proveedores, que incluyen productores orgánicos de rosas y cacao, de Pichincha y Guayas. Los envases los compran a dos empresas: Navca y Ecuaenvases, dice Tania.

La aplicación de diferentes fórmulas les ha permitido a las emprendedoras ofertar 12 productos dentro de tres líneas.

La primera de tipo premiun, que incluye el serum facial y un producto para contorno de ojos; la segunda es de tónicos, entre los que están aquellos con agua de rosas y jabones. La tercera es la línea de cacao, que cuenta con body splash, protector solar, exfoliante, polvo traslúcido, etc. Hay oferta para hombres y mujeres.

Una de las compradoras es Jenny Guerrero, quien asegura que los productos de Azulina le han ayudado a curar sus problemas de manchas faciales y acné. “Compro serum, splash de rosas y avena, exfoliante de chocolate, etc. He probado de todo, desde marcas renombradas hasta desconocidas, pero con Azulina me ha ido bien. Ahora mi cara está bien. Me puedo ver otra vez al espejo en las mañanas. Antes estaba decepcionada”. Ella usa los productos desde diciembre pasado.

El negocio también cuenta con cremas, las cuales se elaboran con manteca de cacao. El plus de usar este ingrediente es que se hidrata la piel, pero no queda grasosa.

Los productos de Azulina se comercializan en redes sociales como Facebook, Instragram y Whatsapp; así como también en locales entre los que están Te quiero verde, Chi Health Lab , Cacao & Cacao, entre otros.

“Vendemos hace unos pocos meses. Los artículos se caracterizan por ser naturales y novedosos, principalmente para las personas que quieren cuidarse de manera natural. Tengo clientes que vuelven a comprar esos productos. Tenemos protectores solares y polvo traslúcido”, dijo Jorge Guacanés, de Cacao & Cacao.

Azulina produce hasta 2 000 frascos al mes cuando es temporada de alta demanda. En condiciones regulares las dos emprendedoras se encargan del proceso productivo y de venta, mientras que en las fechas pico contratan a dos personas adicionales.

RL