Domingo, 20 de Mayo del 2018. Guayaquil, Ecuador
Tecnología
unnamed-1

17 mayo, 2018

Community managers nos cuentan sus peores experiencias laborales

Hace un par de días fue publicada una de las entrevistas más aburridas que he visto en mi vida. En ella, dos personas de similar posición en la idiosincrasia mexicana hablaron arduamente y sin cansancio sobre los frutos del trabajo y cómo, cada uno, ha logrado su carrera sin pedirle nada a nadie.

En la entrevista publicada a través de un video de Youtube, la periodista Adela Micha entrevista al actor Eugenio Derbez sobre su llegada a Estados Unidos y cómo ha sido su experiencia en una farándula diferente a la que ha estado acostumbrado por muchos años. Sin embargo, de improvisto, surge un pequeño espacio exactamente en el minuto 35 que fue digno de hacerse viral por todas las redes sociales: la opinión de ambos en cuanto a lo que se espera de un joven con ansias de trabajar.

Derbez pone el ejemplo hipotético de un joven que tiene interés de trabajar con él. Sin embargo, el actor de 56 años recibe una terrible sorpresa, al igual que la entrevistadora, cuando su joven hipotético pregunta dentro de la entrevista cuánto dinero va a ganar. Un espacio que, en mi humilde opinión, se puede usar para discutir las instancias económicas por las que andarás publicando en nombre de una empresa, actor, agencia, productora o lo que sea.

Parece que como ellos formaron sus carreras sin redes sociales y ahora son herramientas vitales, hay algún tipo de resentimiento generacional para decir o hacer menos un trabajo con sus demandas propias y en el que los jóvenes por lo general son mejores que ellos desempeñándolo. Es por ello que le pregunté sobre su línea de trabajo a Community Managers actualmente activos y las peores cosas que les han sucedido mientras lo desempeñan. Creo que ni de chiste, siendo joven o anciano, lo haría gratis:

Zayuri Vargas

Una vez tuve una crisis acerca de un producto que era un empanizador para carne, pescado y pollo, pero el nombre era “Empanizador Vegano”. Como era de esperar, toda la comunidad vegana y los memes a nivel internacional se vinieron encima, tanto que VerneEspaña lo compartió. Hasta la fecha sigue habiendo secuelas de ese post.

Creo que es un trabajo muy poco valorado. La gente no cree en la comunicación y muchas veces se piensa dos veces si es bueno invertir en redes sociales, siendo que es donde, en la actualidad, está el mercado más activo de muchas marcas.

Thalia Azyadeth

Pasé dos meses en una agencia sin que me pagaran y el dueño se desaparecía diciendo que estaba “en el banco esperando a que cayera el pago de cliente”.

Liliana Sánchez

Mi peor experiencia laboral fue que querían que hiciera diseño (no del contenido web exclusivamente, sino etiquetas), labor de ventas y redes sociales, además que había un sexismo increíble en ese lugar. Por ser joven y estar soltera no sé qué pensaba el primo del dueño que me insinuaba cosas, todo por la maravillosa cifra de seis mil pesos (y eso que me aumentaron el sueldo porque antes era de cinco mil).

Pedro Zenteno

Estaba en una “agencia” que recién empezaba. En realidad, en la oficina sólo éramos una diseñadora y yo. Entre los dos sacábamos todas las funciones: programación, copies, diseño y creatividad, entre otras cosas. Los jefes eran unos morrillos que quisieron meterse a hacer medios para políticos. Era típico que nunca sabíamos cuándo nos iban a pagar y llegó el momento en que se pelearon con el tipo que llevaba su único proyecto grande. Así que un día llegué y me dijeron: "oye, ya no te podemos pagar", y me despidieron.

Mauricio Neblina

El mero hecho de llamarme “Community Manager” es algo que odio. Siento que es un trabajo que te chupa la vida mientras tienes que andar lamiéndole los huevos a todos los clientes que ni saben lo que haces.

Gabriela Mena

Nuestra horario laboral se supone que es de 10 a 7. Además, para la gente de mi posición, la paga es muy poca y es estar al tanto todo el tiempo. Al menos un día a la semana nos quedamos en la oficina hasta morir, hablo de regresar a mi casa a las 3 - 4 de la mañana. Y su justificación es que estamos empezando y deben sacar lo mejor de nosotros. Hacen que me quiera morir por dentro