Jueves, 16 de Agosto del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
5b1a8d17bf3bf

12 junio, 2018

Comfy, una iniciativa enfocada en la salud y la higiene

El cuidado del ambiente y la salud de las personas dieron paso a un proyecto innovador que lleva por nombre Comfy. Sus creadoras son Karla Altamirano, de 21 años, y Paula Salazar, de 25.

Las jóvenes emprendedoras se conocieron en el 2017 dentro de un campamento de emprendimiento que organizó la Universidad Politécnica Salesiana (UPS). Allí surgió una primera idea: un spray regulador de microorganismos, el cual, a través de una aplicación móvil, medía el nivel de contaminación de un baño.

Esta propuesta no tuvo mayor respuesta, pero eso no desanimó a Altamirano y Salazar. El siguiente proyecto fue elaborar un cobertor de inodoro antibacterial elaborado con papel reciclado. La materia prima de estos implementos de higiene proviene de un proveedor de la Amazonía llamado Chancopac.

Paula, Ingeniera en Biotecnología egresada de la UPS, se ocupa que la creación del producto sea amigable con el ambiente. Y Altamirano, quien aún cursa el quinto semestre de la carrera de Administración de Empresas en la misma universidad, es responsable de la parte financiera del negocio y de las ventas que se generan dentro de la microempresa.

Las enfermedades que las personas pueden contraer al ingresar a baños públicos, según explican, varían desde una gripe hasta una infección a las vías urinarias a causa de las bacterias que se propagan en los inodoros. Ellas tienen estudios que señalan que nueve de cada 10 mujeres contraen enfermedades por estos motivos.

Gracias a la utilidad del producto, estas emprendedoras han logrado ser galardonadas en ferias y concursos a nivel nacional e internacional. Como ejemplos están Young Americas Business Trust, PepsiCo y la Organización de Estados Americanos (OEA), que organizaron el concurso . Eco Reto 9.0. Allí, entre 4 716 participantes, el proyecto ganador fue Comfy.

Otro de los eventos en el cual participaron se realizó en las instalaciones de la UPS. Dentro de este, las jóvenes lograron el primer lugar con su proyecto innovador. El concurso otorgó como premio un monto de USD 5 000 para el asesoramiento del servicio, cifra que aportó al emprendimiento como parte de su inversión inicial.

El cobertor se ha distribuido hasta la fecha por Quito, Guayaquil y Cuenca, dentro de universidades. En cuanto a las ventas se gestionan bajo pedido y sus costos varían entre los USD 0,40 por unidad hasta los 2,50 por una caja con cinco cobertores.

Desde noviembre de 2017, las ventas de Comfy vienen creciendo. En principio no superaban los USD 80 al mes. En la actualidad facturan hasta USD 200.

A pesar de que en un inicio Comfy se enfocaba en el cuidado únicamente de la mujer, las emprendedoras han empezado a desarrollar productos para todo tipo de público, enfocándose en la óptima salud de sus clientes. Sin embargo, como Salazar manifiesta, su target varía especialmente entre mujeres de 35 a 40 años.

Roxana Hinojosa, estudiante de la universidad en donde se desarrolló la idea del cobertor antibacterial, comenta que este producto fue creado con la intención de facilitar la comodidad y seguridad de la mujer a la hora de ir a un baño público. Ella confía en el producto para evitar el contagio de enfermedades a causa de la insalubridad que se propagan en estos servicios.

Por otro lado, Andrea Flores, próxima a graduarse de la UPS, expresa su satisfacción al utilizar el producto por los beneficios que brinda a las mujeres y sobre todo por el precio accesible con el que cada unidad de cobertor se comercializa al mercado.

RL