Domingo, 22 de Abril del 2018. Guayaquil, Ecuador
Turismo
1523608121_163618_1523611136_sumario_normal_recorte1

16 abril, 2018

Cinco rutas en bicicleta: Camino de Santiago portugués

Curiosamente esta ruta jacobea es la segunda más transitada por los peregrinos, según las estadísticas oficiales. Pero lo es porque la inmensa mayoría de quienes la eligen empieza en Tuy, en la frontera hispano-lusa y hacen las cinco últimas etapas. Si haces este Camino Portugués desde Lisboa, donde en realidad empieza, no encuentras ni al Tato. Sin embargo, es uno de los más deliciosos precisamente por su soledad y porque permite atravesar el país vecino por unos parajes y aldeas remotos difíciles de ver de otra forma. Como tiene pocos albergues de peregrinos, es ideal para hacer en bicicleta, que da más movilidad y posibilidades de buscar alojamiento.

De Lisboa a Compostela hay 606 kilómetros a través del Portugal más recóndito y apacible. La primera parte discurre casi en llano, por la comarca del Ribatejo, una gran llanura aluvial extremadamente fértil por la abundancia de agua que proporciona el Tajo. A partir de Tomar el perfil de la ruta se quiebra, pero sin grandes desniveles. El Camino Portugués es uno de los más llanos de todas las rutas jacobeas; por eso es perfecto para hacerlo en bici. Es una ruta aún por descubrir, con muchos menos servicios e infraestructuras que el Camino Francés, pero también con mucha más carga de soledad e intimidad que la saturada vía por el norte de España. Se puede dormir en Pousadas de Juventude (albergues juveniles) y sobre todo, en cuarteles de Bombeiros Voluntários, que suelen dar acogida a lo peregrinos. A partir de Oporto empiezan a aparecer los primeros albergues específicos para peregrinos. Y una vez en Galicia, lujo total: varios por etapa para poder fraccionarlas a voluntad. (El País)*