Viernes, 21 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Internacional
panama-eeuu

8 septiembre, 2018

Chantaje de Estados Unidos a Panamá por relaciones con China

El gobierno panameño dijo hoy que ''respeta'' el llamado a consultas de Roxanne Cabral, encargada de negocios de Estados Unidos en esta capital, porque el Istmo estableció relaciones con China y rompió con Taiwán.

La declaración de la portavoz del Departamento de Estado de la nación norteña, Heather Nauert, publicada en español en el sitio web de la embajada estadounidense aquí, informó sobre el chantaje de la administración de Donald Trump por esa acción soberana de Panamá, El Salvador y República Dominicana.

Sin disimulo, Nauert afirmó que el llamado a consultas estaba 'relacionado con decisiones recientes de ya no reconocer a Taiwán', al tiempo que enarboló el garrote al informar que analizarán como su país 'puede apoyar instituciones y economías fuertes, independientes y democráticas en toda Centroamérica y el Caribe'.

El mensaje emitido de ayer coincidió 'casualmente' con la conmemoración número 41 de los Tratados Torrijos-Carter, que entregó la soberanía de la zona canalera a la nación centroamericana, según observó Eloy Alfaro, exembajador panameño ante la Casa Blanca.

Por su parte, la cancillería local se limitó a declarar: 'Panamá respeta la decisión del Gobierno de los Estados Unidos de América de llamar a consultas a su Encargada de Negocios en Panamá, así como a sus embajadores de El Salvador y República Dominicana. Panamá seguirá trabajando estrechamente con el país norteamericano en la agenda bilateral de ambas naciones'.

En una tardía reacción al reconocimiento del Istmo a la resolución de Naciones Unidas de la existencia de una sola China representada por el gobierno de Beijing, la potencia hasta ahora considerada por las autoridades locales 'aliada y amiga', generó una crisis política entre ambas naciones.

Las negociaciones con autoridades chinas se llevaron en absoluto secreto, y solo poco antes del anuncio oficial en ambas capitales el 13 de junio de 2017, sorprendió la noticia de las relaciones diplomáticas, una semana antes de la visita del presidente panameño Juan Carlos Varela a Estados Unidos y su encuentro con Trump.

Reacciones de entonces apoyaron la acción soberana del Istmo, entre ellos, el diputado Pedro Miguel González, del Partido Revolucionario Democrático, quien afirmó a periodistas que 'Panamá se puso los pantalones largos', y consideró que el país solo complacía a Estados Unidos en su relación con Taiwán.

Preguntado sobre la posible reacción de la nación norteña por el paso dado, Augusto Arosemena, ministro de Comercio e Industrias, respondió en aquel momento que fue una decisión soberana de su país establecer el vínculo con la República Popular China.

tgj/orm/cvl