Viernes, 21 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Salud
_103214843_3

29 agosto, 2018

Capgras: el síndrome que te puede hacer creer que tu esposo es un impostor (y no tiene nada que ver con la infidelidad)

En 1995, Alan Davies y su esposa, Christine, una pareja galesa, sufrió un accidente automovilístico.

Tras el incidente, Alan se convenció, por una serie de vívidos flashbacks o reviviscencias que su esposa de 31 años no había sobrevivido el accidente.

Alan decidió que Christine, quien había sufrido un traumatismo cervical, era una doble que personificaba a su esposa "muerta".

El esposo creía que "Christine 1" había muerto y por eso mostraba poco afecto por su "doble".

Para él, su esposa había sido reemplazada por una impostora.

Ruptura de un vínculo

El Síndrome de Capgras es un síndrome raro que provoca que un paciente se convenza de que sus parientes más cercanos, generalmente padres, esposos, hermanos o hijos, son impostores.

Se cree que puede ser causado por un daño en la conexión entre las áreas del cerebro encargadas del reconocimiento facial y su respuesta emocional.

Quien padece el síndrome puede reconocer los rostros de sus seres queridos pero no sienten la reacción emocional que normalmente se asociaría con la experiencia de verlos y de estar cerca de ellos.

Es un desorden difícil de diagnosticar y se cree que puede ser desencadenado por un trauma cerebral o craneoencefálico, una enfermedad psiquiátrica o el abuso de drogas.

Hay pacientes que incluso pueden hablar con su familiar por teléfono y reconocerlo, pero cuando lo ve, cree que es un impostor.

Otras personas pueden estar convencidas de que su mascota no es su mascota, sino también una impostora.

El primer caso documentado

El síndrome lleva el nombre del psiquiatra francés Joseph Capgras.

Junto a su colega Jean Reboul-Lachaux, el doctor documentó por primera vez un caso de ese tipo a inicios de la década de 1920.

Se trataba de una mujer de 53 años que creía que su esposo, sus hijos y hasta sus trabajadores domésticos habían sido reemplazados por impostores.

Incluso pensó que ella misma tenía entre dos y tres dobles que participaban en un complot para robarle su identidad y herencia.

Al síndrome también se le conoce como la ilusión de los dobles.

BBC