Lunes, 20 de Agosto del 2018. Guayaquil, Ecuador
Turismo
img_3323

6 agosto, 2018

Café de Galápagos, aroma y sabor para descubrirlo en este feriado

Conocer Galápagos desde el café es descubrir aromas, sabores y texturas en un paraíso. El archipiélago de Galápagos, Patrimonio Natural de la Humanidad, impresiona por su biodiversidad de flora y fauna única en el mundo, pero, además, ofrece a sus visitantes un exquisito café de encanto. En este feriado conoce las islas encantadas y descubre otra mirada del Archipiélago.

Esta exquisita bebida es el deleite de quienes gustan tomar una buena taza de café. Se cultiva en las islas desde 1879, cuando Manuel J. Cobos, primer colonizador de la isla San Cristóbal, llegó para establecerse y dedicarse al cultivo de la caña de azúcar y café.

Crece en armonía con la naturaleza, mediante procesos productivos amigables con el ambiente y en alturas comprendidas entre los 300 y 500msnm. La corriente fría de Humboldt produce que los cafetales tengan un microclima equivalente a los 1200 msnm. El suelo volcánico fértil, las condiciones geográficas y las características gustativas propias del “Café de Galápagos”, lo convierten en un grano de alta calidad.

Mario Piu, caficultor en el recinto “El Occidente” de la isla Santa Cruz, menciona que producir café es compatible con la conservación de las islas. Las tierras están manejadas con buenas prácticas y se controla las especies introducidas. Para Piu es fundamental un manejo integral de su cafetal, que incluye un control biológico de  plagas, para evitar problemas con roya y broca. Actualmente, comercializa su propia marca de café “Tantum Galápagos”, en varias cafeterías y supermercados de las islas.

Según datos de la Dirección Provincial Agropecuaria de Galápagos del Ministerio de Agricultura y Ganadería, 135 agricultores de las islas se dedican a cultivar alrededor de 678 hectáreas de café en las variedades: Sarchimor, Catimor, Typica, Villalobos, San Salvador, Catuai, Bourbón y Caturra.

Joffre Rogel, empresario de Santa Cruz, innovó su emprendimiento a través de turismo vivencial a partir del café, cultivado en su finca. En el restaurante “Villa Luna” los visitantes pueden tostar, moler, saborear y despertar los sentidos con un delicioso café. “Buscamos que los turistas y habitantes de las islas conozcan el trabajo cuidadoso y la historia que hay detrás de este café de especialidad”, menciona Rogel.

El café originario de las islas tiene una acidez fuerte, acompañada de un toque amargo que crea una sensación agradable y prolongada en la boca. Su aroma es permanente y similar a la turba, ceniza o tierra que acompaña el olor tostado. Se complementa con notas frutales y para el café de las zonas más bajas con notas vegetales, afín al olor de un bosque húmedo.

La historia del legendario café de Galápagos es posible conocerlo a través del turismo vivencial. El Ministerio de Turismo del Ecuador invita a los turistas nacionales y extranjeros a organizar sus viajes y disfrutar del delicioso café cultivado en uno de  los sitios más prístinos del mundo.