Jueves, 20 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Internacional
A diferencia de los países vecinos, la ayuda al suicidio en Suiza no está explícitamente prohibida. (INTERNET)

A diferencia de los países vecinos, la ayuda al suicidio en Suiza no está explícitamente prohibida. (INTERNET)

6 septiembre, 2014

Cada vez más personas se unen a movimiento por la muerte asistida en Suiza

Exit emplea en la actualidad a 20 personas, pero estudia contratar a más empleados para hacer frente a la creciente carga administrativa, aunque los críticos argumentan que permitir el suicidio asistido puede llevar a personas vulnerables a quitarse la vida bajo la presión de sus herederos o porque teman ser una carga para la familia.

ZÚRICH. La organización suiza de asistencia al suicidio Exit ha decidido extender sus servicios a personas mayores que no padecen enfermedades terminales que quieran poner fin a su vida y defiende su derecho a rechazar el tratamiento médico dice que ha tenido un número de solicitudes más elevado que lo habitual durante el verano boreal.

Exit dijo que recibía entre 60 y 100 solicitudes a diario de personas que querían hacer su testamento vital, el documento que especifica cómo quieres ser tratado médicamente si estás gravemente enfermo o no puedes comunicarte.

A diferencia de años anteriores, el número de solicitudes no se ha ralentizado durante los meses de julio y agosto, cuando la gente suele irse de vacaciones, dijo Bernhard Sutter, vicepresidente de Exit, que fue fundada en 1982.

"Es una muestra de que más personas que nunca quieren sumarse", dijo Sutter, que espera que el número de solicitudes se incremente más allá del centenar por día laboral una vez que acabe el verano.

Hace unos 18 meses, Exit recibía unas 30-60 solicitudes al día. Exit atribuyó el aumento a un mayor deseo de decidir el curso de su vida y la creciente aceptación entre una generación de médicos más jóvenes.

"La generación que ahora cumple 40, 50 o 60 años, que es la típica edad en la que una persona se une a Exit, está acostumbrada a tomar sus propias decisiones", dijo.

"La gente quiere estar segura de que aunque no estén conscientes, aunque tengan demencia, serán tratados según sus deseos", añadió.

Exit, que proporciona sustancias letales que ayudan a los enfermos terminales a morir, dijo que contaba con unos 75.000 miembros. La organización ayudó a 459 personas en la Suiza de habla germana a través del suicidio asistido el año pasado, 100 más que el año anterior.

El suicidio asistido es legal en Suiza desde 1942, si lo practica alguien que no tiene un interés directo en la muerte del paciente. Es ilegal, sin embargo, que alguien ayude a administrar la dosis letal en lugar de simplemente hacérsela llegar a la persona que desea morir. (Reuters)