Jueves, 20 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
5b96bc4cd1098

10 septiembre, 2018

Cacao fino que se exporta a Europa y Asia

Los pequeños productores de 21 comunidades del cantón Archidona, en Napo, se convirtieron en exportadores del cacao nacional de aroma. El grano crece en sus chacras desde el 2005 de las comunas Talág, Aguano, Pano, Guiyuno, Misahuallí, Puerto Napo, entre otras.

Al menos 211 agricultores trabajan en la producción de 1 100 hectáreas. Ellos son parte de la Asociación Wiñak que se encarga del fermentado, sedado y comercialización de cacao a los mercados de Japón, Italia, Suiza, México, Chile , así como para el mercado nacional.

Los agricultores también producen chocolate en barra que se vende en los supermercados, hoteles y tiendas locales. Además tienen planes para comercializar su producto en otras ciudades del país como Baños, Ambato, Quito y Guayaquil.

Wiñak en este año espera vender 35 toneladas. Freddy Shiguango, coordinador de la Asociación, explica que para el 2019 las ventas subirán a 80 toneladas métricas, según sus cálculos. “Tenemos acuerdos previamente establecidos con nuestros clientes internacionales. Con este crecimiento en las exportaciones abarcaremos el 75% del mercado local que es de 120 toneladas”.

Según Shiguango, al menos 60 toneladas se exportarán, las otras 15 cubrirá la demanda nacional y las cinco toneladas restantes servirán para producir el chocolate en barra.

¿Cómo inició el cultivo del cacao?. Shiguango cuenta que la caída del precio del café a USD 1 el quintal, obligó a los agricultores a buscar nuevas alternativas de negocio para obtener ingresos económicos y mantenerse en el sector agrícola. La gente tenía experiencia en la siembra y el manejo del cacao, y decidió emprender en este cultivo.

En el 2008 comenzó la producción y al no contar con una empresa local que procese; comenzaron a comercializarlo a los intermediarios. Ellos se aprovecharon imponiendo los precios en el mercado, lo que no fue del agrado de estos emprendedores.

La historia de Wiñak se inicia en el 2010 con la compra del cacao. La inversión inicial fue de USD 8 000 con ayuda de organizaciones internacionales. Luego, con el apoyo de otra asociación, los productores de cacao enviaron muestras de su producto al exterior. “La calidad del cacao ayudó abrir la exportación a Italia y Japón que son los principales mercados”, explica Shiguango.

Actualmente en sus instalaciones acopian el cacao en baba que compra a los agricultores en USD 45 el quintal. Shiguango asegura que luego de los procesos de fermentado, secado, clasificado de cada tres quintales queda 1, es decir, le cuesta a la asociación USD 135 procesar. Es por eso que el valor por quintal es de USD 180 en el mercado internacional.

En la Asociación Wiñak al momento trabajan hoy en día 15 personas y las ventas alcanzarán los USD 126 000 anuales. Shiguango explica que los envíos pactados hacia Europa y Asia están establecidos para abril, junio y el último embarque fue en agosto.

“Hasta diciembre de este año cerraremos los acuerdos comerciales con los compradores, hasta el momento tenemos comercializado 80 toneladas en el 2019. Sabemos a que mercados vamos a enviarlos”, dice Shiguango.

Los miembros de la asociación también decidieron sembrar el cacao silvestre que es superior en calidad al nacional de aroma. El costo por quintal podría llegar a los USD 550.

RL