Sábado, 22 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Tecnología
_103191808_gettyimages-605519582

29 agosto, 2018

Qué busca Toyota con su millonaria alianza con Uber para desarrollar vehículos autónomos

Uber no se rinde en su objetivo de desarrollar vehículos autónomos. Y ahora contará con Toyota como socio en ese propósito.

Después de un accidente fatal en marzo pasado en Arizona, donde una SUV autónoma de Uber mató a un peatón, la compañía de transporte compartido suspendió sus pruebas con este tipo de vehículos y cerró sus operaciones en ese estado.

Sin embargo, según Dave Lee, reportero de tecnología de BBC, para Toyota representa una excelente oportunidad el acuerdo en que le ayudará a Uber con los problemas que ha tenido con el desarrollo de sus autos autónomos.

Así, el fabricante japonés de automóviles invertirá US$500 millones en Uber y ampliará su sociedad para desarrollar de manera conjunta vehículos autónomos.

¿En qué consiste la alianza?

Toyota dijo que esto involucraría la "producción masiva" de vehículos autónomos que se desplegarían en la red de transporte compartido de Uber.

Esta movida es percibida como una forma para que ambas empresas se pongan al día con sus rivales en el competitivo mercado.

En el acuerdo, Uber fue valorada en US$72.000 millones, a pesar de sus crecientes pérdidas. Eso es un 15% arriba desde su última inversión en mayo, pero coincide con una valoración hecha en febrero.

Según un comunicado de prensa emitido por las dos compañías, la tecnología de conducción autónoma se integrará en vehículos Toyota diseñados de manera especial para este proyecto.

La flota se basará en el modelo Sienna de Toyota, con pruebas piloto que comenzarán en 2021.

Shigeki Tomoyama, vicepresidente ejecutivo de Toyota Motor Corporation, dijo: "Este acuerdo y la inversión marcan un hito importante en nuestra transformación a una empresa de movilidad, porque proporcionaremos un camino para una expansión segura de los servicios de movilidad, como el uso compartido".

Tanto Toyota como Uber son vistas como empresas rezagadas en el desarrollo de vehículos autónomos. Waymo, propiedad de Alphabet, lleva la delantera.

BBC