Sábado, 22 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Entretenimiento
1534755712_151700_1534756454_noticia_normal_recorte1

20 agosto, 2018

Asia Argento, de pionera del MeToo a presunta acosadora

Hija de artistas, Asia Argento (Roma, 1975) consiguió hacerse un hueco como actriz y directora tanto en el cine italiano como en el internacional. Es la primogénita del célebre director Darío Argento, maestro del género Giallo (thriller y cine de terror) y de la actriz florentina Daria Nicolodi. Conocida como una mujer rompedora y de carácter, recientemente ha captado la atención como pionera del #MeToo. Su denuncia al productor Harvey Weinstein destapó los acosos y desató una avalancha de testimonios en su misma línea. Su última intervención pública al respecto fue en el festival de Cannes, donde en la gala final del certamen, aprovechando que presentaba el premio a la mejor interpretación femenina dio un emotivo discurso en el que recordó que allí había sido violada por el productor estadounidense.

Cuando destapó el escándalo fue especialmente criticada en Italia donde algunos medios y figuras públicas la tildaron de oportunista e incluso de mentirosa. “La temporada de caza contra los supervivientes está abierta”, se defendió entonces. Siempre ha sido defensora de los derechos de las mujeres en su país natal y especialmente crítica con el machismo “Italia ha sido un país machista hasta la médula”, ha dicho en varias ocasiones.

Ahora se enfrenta a las acusaciones de un joven actor de 22 que ha revelado que la italiana presuntamente lo acosó cuando él acababa de cumplir 17 años y después intentó ocultarlo pagándole 380.000 dólares para callar la amenaza de denuncia contra ella.

Ella también fue una estrella infantil en los ochenta. Con nueve años debutó en una serie televisiva de Sergio Citti, maestro de Pasolini. Después de varias apariciones en cine y televisión, cuatro años después de su debut Nanni Morettila fichó para que hiciera de su hija en Palombella rossa, donde comenzó una intensa trayectoria como actriz y más tarde como directora de cine y cantante ocasional. Ganó dos premios David di Donatello a la mejor actriz en 1994 y 1996.

En 1999 publicó un libro autobiográfico a modo de diario, I love you Kirk. En él hablaba de sueños, amores, secretos o infancia. Cuando salió a la venta la editorial dijo que Asía es “Bella ma non bellissima, brava ma non bravissima”(Bella, pero no bellísima; buena pero no buenísima).

Desde el año 2000 hasta el 2007 mantuvo una relación con el cantante milanés Marco Castoldi, conocido en Italia como Morgan, del grupo Bluvertigo. Con él tuvo una hija en 2001, Anna Lou, que llegó a tener un pequeño papel en una película escrita y dirigida por AsiaIncompresa, en 2014 . Después de una relación turbulenta con el músico y una separación no menos intrincada siete años después, los dos acabaron en los tribunales. Ella entonces le acusó de “ignorar sus responsabilidades legales y morales de forma vergonzosa, descuidando completamente a su hija, dejando toda la responsabilidad a una madre soltera con dificultades financieras”.

Un año después de la separación, en agosto de 2008 la actriz se casó con el director italiano Michele Civetta y un mes después nació el primer hijo de la pareja, Nicola Giovanni. Cuatro años después la pareja puso fin a su relación de manera poco amistosa. “Crio a mis hijos sola, sus padres no contribuyen de ningún modo, ni práctico ni efectivo, ¿para qué sirven entonces?” declaró en una entrevista con la revista Gioia en 2016.

Desde hace más de un año mantenía una relación con el desaparecido chef estadounidense de fama internacional. Anthony Bourdain, que se suicidó el pasado mes de junio. Ambos se conocieron durante el rodaje de el programa que presentaba el cocinero Parts Unknown en 2016 y comenzaron a salir un año después. Él fue su gran apoyo cuando ella decidió encabezar las acusaciones contra Weinstein. “Brava. Una bomba nuclear sin miedo, absolutamente valiente”, escribió en un tuit después del discurso de la actriz en la clausura de Cannes.

Las muestras de amor públicas entre los dos fueron prolíficas. “Finalmente un hombre, no un cobarde. Él es culto, inteligente, me deja mis espacios y me da respeto y colabora conmigo. Es una persona hermosa. Maduro, pero no por la edad. Quizás el hombre madura en torno a los 50, y la mujer a los 40. Yo estoy empezando”, escribía ella en una publicación de Instagram el pasado abril. El entorno de él siempre ha dicho que el cocinero estaba “locamente enamorado” de la actriz italiana.

Horas antes del fallecimiento del cocinero, un fotógrafo italiano filtró unas fotos de la actriz y directora en compañía del periodista francés Hugo Clément agarrados de la mano paseando por la capital italiana. Tras la aparición de las imágenes, la italiana comentó que Anthony y ella mantenían una relación abierta. Algo que corroboró la actriz Rose McGowan, que ante las críticas que recibió Argento, escribió una carta en su defensa. En ella señala que Asia y Anthony mantenían una relación abierta: “Asia es un pájaro libre, igual que lo era Anthony. Lo era. Dos palabras tan terribles de escribir. He oído decir a muchos que los dos años que pasaron juntos fueron los más felices en la vida de Anthony, y eso debería reconfortarnos”.

Cuando se conoció la noticia de la muerte del cocinero, Argento escribió un emotivo mensaje en sus redes sociales: “Su espíritu brillante e intrépido conmovió e inspiró a muchos, y su generosidad no tenía límites. Él era mi amor, mi roca, mi protector. Estoy más que devastada”.

EL PAÍS