Sábado, 22 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Tecnología
El presidente ejecutivo de Apple Tim Cook utiliza el reloj de la firma en un evento desarrollado en el centro Flint en Cupertino, EEUU. (EFE)

El presidente ejecutivo de Apple Tim Cook utiliza el reloj de la firma en un evento desarrollado en el centro Flint en Cupertino, EEUU. (EFE)

10 septiembre, 2014

Apple presenta dos iPhone y un reloj inteligente

El nuevo teléfono iPhone 6 tendrá dos tamaños y se podrá pagar con ellos en las tiendas. Además Apple entra en la guerra comercial de los teléfonos inteligentes

CALIFORNIA. Apple ha presentado sus nuevas "criaturas" en California. El nuevo iPhone 6 tiene dos tamaños y es el teléfono inteligente más grande que ha diseñado hasta ahora la compañía de la manzana. Por primera vez, incorpora un sistema de pago y un nuevo chip más rápido.

Pero la verdadera sorpresa que guardaba esta multinacional era su primer teléfono inteligente: el Apple Watch, un reloj de pulsera con interesantes aplicaciones para la salud

Todo esto en una presentación multitudinaria, donde Apple ha querido recuperar el espíritu de su fundador porque ha presentado sus novedades en el Flint Center de Cupertino, el mismo lugar donde Steve Jobs dio a conocer el primer ordenador Mac en 1984.

Al final, el iPhone 6 tiene dos versiones: una con pantalla de 4,7 pulgadas y otra (el iPhone 6 plus) con 5,5 pulgadas. Es la primera vez que Apple lanza un modelo de su famoso teléfono con dos tamaños de pantalla y lo hace con la intención de competir con Samsung, porque la marca coreana es líder en los terminales de mayor tamaño.

Otra de las novedades es que dispone de un nuevo chip de arquitectura de 64 bits, el A8, que es un 13% más pequeño y reproduce los gráficos un 50% más rápido lo que permitirá una mayor capacidad para los videojuegos. Con todo ello, el nuevo iPhone es tres veces más rápido que su antecesor.

Así también Apple ha apostado también por el pago móvil, porque el iPhone 6 integra la tecnología NFC, con el objetivo de que los usuarios de sus dos nuevos dispositivos puedan comprar directamente en las tiendas. "Quiero hablar de una nueva clase de servicios. Se trata del wallet "- ha destacado Tim Cook, el director ejecutivo de Apple-. "Queremos reemplazar la billetera por el móvil".

Este reloj se venderá en Estados Unidos desde $ 199 y el iPhone 6 Plus desde los $299, a partir del 19 de septiembre.

Su reloj inteligente es el primer producto realmente nuevo de Apple desde el lanzamiento del iPad en el año 2010. Además, es la primera gran apuesta de Tim Cook, que asumió el liderazgo de esta famosa compañía pocos meses antes de la muerte del mítico fundador de Apple, Steve Jobs.

El Apple Watch sí lleva una pantalla de zafiro y también dos tamaños para adaptarse mejor a distintas muñecas. También es inalámbrico y su pantalla es curva. El primer teléfono inteligente de Apple está muy centrado en aplicaciones destinadas a la salud y la actividad física. Su precio rondará los 400 dólares y no saldrá a la venta hasta 2015.

Hispanos protestan

Activistas hispanos protestaron a las puertas del evento en que Apple presentó sus nuevos productos por las grandes diferencias salariales existentes entre los distintos tipos de empleados de la industria tecnológica de Silicon Valley. "La brecha salarial entre los 'techies' (profesionales de la tecnología) y el resto de trabajadores en el sector tecnológico se está ensanchando cada vez más", explicó a Efe Alfredo Feltes, portavoz del sindicato SEIU, la principal organización detrás de la protesta realizada hoy.

Bajo la consigna "La tecnología puede hacerlo mejor", los hispanos concentrados frente al Flint Center de Cupertino (California), donde Apple presentó hoy sus nuevos modelos de IPhone 6 y su primer reloj inteligente, pidieron a la compañía de la manzana mordida que "de la misma manera que es líder en sus productos, sea también líder en proveer buenas condiciones" laborales.

Muchos de los trabajadores de servicios de Silicon Valley no son empleados directamente por las empresas tecnológicas, sino que pertenecen a otras compañías contratadas por ellas. (Efe/La Nación)