Sábado, 22 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Tecnología
1533034420_974614_1533034678_noticia_normal_recorte1

10 septiembre, 2018

Apple advierte de que los aranceles a China encarecerán sus productos

Apple ha remitido una carta al responsable de comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en la que advierte de que los productos de esta compañía se verán encarecidos por el incremento de impuestos en el país norteamericano a los bienes fabricados en China. La compañía ha señalado una veintena de dispositivos y componentes que se verán afectados directamente y reclama "otras soluciones" para la economía del país. El presidente norteamericano, Donald Trump, ha replicado que la solución es fácil: fabricar en Estados Unidos.

Según la carta de la compañía fundada por Steve Jobs, los aranceles afectarán a la división de productos relacionados con la salud y sin cable, incluyendo relojes, lápices electrónicos, auriculares inalámbricos, el MacMini, los adaptadores, cables y cargadores así como a otras unidades necesarias para investigación, reparaciones y pruebas.

Según Apple, gravar las importaciones chinas afectará al crecimiento y la competitividad de Estados Unidos así como a los consumidores, que verán encarecidos sus productos.

Ante la respuesta de Trump, instando a fabricar en el país de origen de Apple, la compañía señala que cada uno de sus productos contiene materiales realizados en el país y da empleo a dos millones de trabajadores en 50 estados entre puestos directos o indirectos.

Además, la compañía californiana recuerda que es la que más contribuye vía impuestos por sus establecimientos, ventas y pagos por empleado. Sin embargo, según argumenta, una subida de tarifas les dejaría en desventaja frente a sus competidores al aumentar los costes de operaciones y afectaría a los usuarios y, en general, a los beneficios económicos que generan en Estados Unidos.

"Esperamos que reconsidere las medidas y encuentre otras soluciones, más efectivas, para hacer la economía de los Estados Unidos y sus consumidores más fuerte que nunca".

EL PAÍS