Sábado, 22 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Opinión
opinion-la nacion

7 septiembre, 2018

Algunas tareas pendientes

Gerardo Maldonado Zeas germaldo1@yahoo.com

En estos días la gente está ávida porque se concreten los impulsos jurídicos generados en meses anteriores, cuando parecía que se encaraba de manera eficaz a la corrupción galopante en gran parte de la gestión pública del Ecuador de los últimos tiempos. Mientras tanto, el CPCCST ha terminado con la evaluación de los funcionarios de los diferentes organismos del Estado, respondiendo al mandato del pueblo ecuatoriano en la Consulta Popular, cesando a casi la totalidad de sus miembros. El deseo de los ecuatorianos no está en congraciarse con la salida de los funcionarios nombrados por el “correismo”; la fundamental preocupación estriba en que se produzca la reparación por los daños causados a la moral pública, al erario nacional, y a las personas vulnerables quienes en su momento fueron injustamente perseguidas y hasta encarceladas.

Durante 8 años el caso de Froilán Jiménez asesinado el 30 S, hasta ahora no cuenta con las versiones de los militares llamados por 4 ocasiones a declarar en la Fiscalía. A esta hora ya se ordenó que sean llevados por la fuerza pública, como se hace con cualesquier ciudadano de a pie. ¿Por qué se ha esperado tanto tiempo? Aquí se busca conocer quién o quiénes dieron la orden de disparar, en dónde se tramó semejante barbaridad, y cuáles fueron los móviles de este acto. Si la investigación es diligente habrán sorpresas.

Con la integración del CNE transitorio, la labor inmediata luego de optimizar el tema presupuestario, fue pedir a las diferentes administraciones de los Cementerios del país se entregue el detalle de los fallecidos constantes en sus registros, esto para cotejar con los datos del padrón electoral del cual muchos tenemos dudas de su validez. ¿Qué ocurrirá con las discrepancias que se encuentren? El país exigirá respuestas.

La otra tarea imprescindible, es resolver la gran cantidad de solicitudes de pronunciamientos jurídicos represadas en la Corte Constitucional. Tantos años de espera para los grupos sociales, o ciudadanos comunes que pidieron ser atendidos en sus reclamos, recibiendo la impavidez de sus miembros, hoy defenestrados.

En el tema IESS, la labor de recomposición es inmensa. Algo se hizo esta semana cuando se derogó el acuerdo firmado pocos días antes de terminar el mandato de Correa, que impedía la compensación adicional a los pensionistas del sector público, y se asignó cerca de 100 millones de dólares para pagar las deudas pendientes.

Pero falta encontrar el camino efectivo para la devolución del 40% de los aportes del Estado, la eliminación de la “formulita” que muestra una irreverente forma de calcular el monto de la pensión jubilar, restituyendo de manera oficial lo ordenado por ley, es decir la del promedio de los sueldos de los cinco mejores años. Es necesario se inicie la pospuesta mejoría de una prestación de salud decente para los afiliados.

Una tarea en particular es urgente: la orden de prisión preventiva para Correa a través de la intervención de la Interpol; de pronto actúa más rápido y le concedan asilo político en Bélgica. Y nos quedemos con las cajas destempladas.