Sábado, 22 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Opinión
opinion-la nacion

12 septiembre, 2014

Aladino

Gabriel Navas Vinelli (Gueiby)

gabnavas@gye.satnet.net

Sacado de los cuentos de Las Mil y Una Noches,  José Miguel Salem Macías, con su genialidad, logró transportarnos al Lejano Oriente: para hacerlo, desarrolló -a su estilo- el cuento de “Aladino y la Lámpara Maravillosa”, en el escenario del teatro Sánchez Aguilar, que se colmó de público infantil, joven y adulto. La escenografía estuvo espectacular al representar al Gran Bazar y al Palacio Real, a la casa de Aladino y su madre, a calles y callejuelas.

No se le escapó ni un solo detalle en todo este magnífico escenario: aparecieron los personajes que, vistiendo elegantes trajes de la época, daban realce a la presentación; los actores desempeñaron los papeles de Aladino, su madre, el genio de la lámpara, el malvado mago, así como al sultán, su bella hija y cortesanos,  e interpretaron sus papeles como lo que son, actores de primera.

Las voces de los artistas participantes no pudieron ser mejor escogidas, tanto es así, que en cada uno de las actuaciones arrancaban estruendosos aplausos por parte del público que   no dejó de disfrutar de tan magnifica presentación;  finalmente, al darse por terminado el acto, apareció el “genio” José Miguel con su equipo de Danzas Jazz y artistas invitados, quienes fueron aplaudidos por el público que ofreció un justo reconocimiento a todos los participantes.

Esperamos que siga ofreciendo estos espectáculos para disfrutar  de su talento, del profesionalismo de Danzas Jazz y sus invitados.

 Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor