Jueves, 26 de Abril del 2018. Guayaquil, Ecuador
Turismo
27071084566_2933d8c540_b

17 abril, 2018

Airbnb: una opción de ingreso con sus pro y contras

"Creo que (Airbnb) es una excelente plataforma que en Europa y Estados Unidos funciona perfectamente; pero en nuestros países (latinoamericanos), con la inseguridad se hace complicado", confiesa Hector, como lo llamaremos a este arrendatario a petición suya.

Al norte de la ciudad, a cinco minutos del Parque Samanes, Hector alquila una pequeña casa de dos dormitorios y un baño. Él no promociona su vivienda por un año o seis meses, sino por dos días o una semana; y no lo promociona por el periódico, sino en la página web de Airbnb.

Airbnb es una plataforma digital que oferta alojamientos a particulares y turísticos. Pero estos hospedajes no son hoteles u hosterías. En relidad son casas y apartamentos comunes de gente común. Inlcuso, el nombre es un acrónimo de airbed and breakfast (colchón inflable y desayuno); pues, en estos lugares no prima el lujo, sino ese calor hogareño que te permite conocer de manera distinta el lugar que visitas. Airbnb tiene una oferta de unas 2.000.000 propiedades en 192 países y 33.000 ciudades.

Hector tiene una casa la cual solo la utiliza tres meses al año, por lo que no podía conseguir un inquilino, el cual le pediría un contrato. Fue un día que por la televisión vio un reportaje sobre una aplicación que se llamaba algo así como Airbnb.

"Recuerdo mi primer inquilino: era un ecuatoriano residente en los Estados Unidos", rememora Hector; y, en general, sus clientes son ecuatorianos que residen en otras del mundo y visitan por unos días su tierra natal y uno que otro extranjero que desea conocer esta ciudad portuaria.  En promedio, el tiene tres distintas personas, familias o grupo de amigos distintos por mes.

El casero acepta que la aplicación no es un gran negocio, Y es que lo que caracteriza esta aplicación son los bajos precios de sus estancias. "Alquilando un 70% del mes apenas se llega a lo se obtendría por un alquiler fijo", confiesa; "aunque he hecho una que otra gran amistad", admite después. 

Últimamente, Hector ha pensado en suspender el servicio. "Es una incertidumbre constante saber que puede venir alguien no deseado a tu casa".

CC/La Nación