Miércoles, 19 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
5b894e3db94f1

31 agosto, 2018

El agua adquiere sabor en esta planta

El agua que se envasa en la planta procesadora de AQessent, ubicada en el Recreo, adquiere un sabor y olor especial.

Desde hace un año Francisco Mena y Patricia Chávez, socios de AQessent, decidieron darle un toque especial a este líquido, que generalmente no tiene olor ni sabor. Pero, esto no fue un límite para estos emprendedores.

Mena, químico ambiental, conocía las características del agua a detalle, porque desde los 13 años trabajaba en un laboratorio que analizaba muestras de agua, que era propiedad de sus familiares. “Me fascinaba ver a detalle los componentes del líquido vital”.

Esta experiencia le motivó a estudiar química ambiental, en EE.UU. Y más adelante a crear su propia empresa.

En esta iniciativa le apoyó Chávez, quien tiene una maestría en productos nutracéuticos, en Italia. Para esto, invirtieron inicialmente unos USD 10 000, en equipos y materia prima.

AQessent se creó en junio del 2017 como una opción de bebida refrescante saludable. No tiene colorantes, preservantes químicos ni saborizantes artificiales, pero al levantar la tapa del envase se percibe un olor intenso.

Esta agua aromatizada tiene tres sabores, producto de la combinación de plantas medicinales y frutas cítricas. Por ahora se cuenta con hierbaluisa-limón, anís-mandarina, y canela-naranja.

Más adelante está planificado incluir nuevas opciones. Pero esta vez la idea es ofrecer sabores frutales como piña, maracuyá, fresa, mango, durazno, cereza, uva verde, mora azul, sandía y otros.

Desde que se inició esta empresa, estos saborizantes se adquieren en Magic Flavors, que produce estos insumos en función de las necesidades de los clientes. La creación de las alternativas para estas aguas se desarrolló de manera conjunta.

Para AQessent se entrega alrededor de 10 kilos de saborizantes naturales e idénticos al natural, cada dos meses. Cada uno cuesta entre USD 15 y 20, según sus características.

Las bebidas vienen en tres presentaciones de 300 mililitros (ml), 475 ml y 1000 ml. Cuentan con registro sanitario. La capacidad de producción de esta empresa es de 10 000 envases por mes.

El producto va dentro de unos envases de vidrio, tapados de manera hermética. Mensualmente, se compran alrededor de 2 000 botellas en la Importadora Castro. En esto se invierte USD 360.

Este tipo de envase, según Mena, garantiza que el agua se preserve y no se contamine con químicos. Las botellas son reutilizables.

Actualmente, AQessent se vende en restaurantes, hoteles, hosterías y ferias. En noviembre próximo los emprendedores tienen planificado participar en la Feria de Alimentos y Bebidas que se realizará en Cumbayá.

Y están en conversaciones para entrar en cadenas de supermercados y de farmacias, por la alta demanda que tiene el agua en las ferias. También se hacen entregas a domicilios a los clientes, en Quito y los valles, sin recargos extras.

Las personas pueden hacer los pedidos a los números 022 657 134 o 098 438 8426. La cantidad mínima para hacer la entrega es un paquete de 12 unidades de 300 ml o seis de un litro.

Miguel Carrera, cliente, comenta que él pide con frecuencia estas bebidas desde hace un año, porque considera que son una opción saludable. En su caso, su sabor favorito es canela-naranja.

“Me gusta porque, aunque no tiene mucho sabor, su olor es bastante intenso”, dice Carrera.

Galo Carvajal, quien fue diagnosticado con diabetes, consume también este producto, porque tiene prohibido consumir bebidas con endulzantes. En promedio, Carvajal adquiere hasta 10 paquetes al mes porque consumen, incluso, sus nietas que lo visitan. Cada uno cuesta USD 9.

“Esta agüita me ha sentado muy bien, tiene un sabor muy sutil, pero muy sabroso a la vez”, expresa. Por unidades, las aguas cuestan desde USD 0,99 (300 ml) hasta USD 1,99 (litro). Estas ventas han permitido que AQessent facture alrededor USD 15 000 en este primer año de funcionamiento.

La empresa tiene 10 colaboradores. Por ahora, la planta procesadora tiene unos 20 metros cuadrados, pero el objetivo es expandirse en el mediano plazo y ofrecer nuevos productos. “El agua es nuestra pasión y queremos mantenernos en el mercado”, expresa Mena.

RL